Google+
El Malpensante

Poesía

La pasión griega

Traducción de Eliana Hernández

Un poema elegíaco.

Leí en algún lugar que los griegos antiguos no escribían avisos fúnebres,

cuando alguien se moría apenas preguntaban:

¿tenía pasión?

cuando se muere alguien yo también quiero saber de la cualidad de su pasión:

si tenía pasión por las cosas comunes,

el agua,

la música,

por la habilidad de algunas palabras para moverse en el caos,

por el cuerpo a salvo de sus precipicios con destino a la gloria,

pasión por la pasión,

¿tenía?

y entonces me pregunto si yo mismo tengo pasión,

si puedo morir griegamente,

¿qué pasión?

los grandes animales salvajes se extinguen en la tierra,

los grandes poemas desaparecen en las grandes lenguas que desaparecen,

hombres y mujeres pierden su aura

en la usura,

en la política,

en el comercio,

en la industria,

dedos entrelazados, hay dedos que se inspiran en los objetos a la espera,

trémulos objetos que entran y salen

de los diez tan pocos dedos para tantos

objetos del mundo

y lo que existe así en el mundo que responda a la pregunta griega,

puede mantenerse la pasión con fruta comida todavía viva,

y hacer después con sal gruesa una canción curtida por las cicatrices,

palabra soplada a qué horno con qué aliento,

que alguien preguntara: ¿tenía pasión?

alejen de mí la pimienta negra, el jengibre,

el clavo de la India,

pongan muy duro la música y que yo baile,

fluido, interminable,

atrapado por toda la luz antigua y moderna,

los ciegos, los moderados, ah no, que al menos

me encontrara la pasión

y me perdiera en ella

la pasión griega.

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

Herberto Helder

Su obra está reunida en el poemario "O el poema continuo".

Agosto 2019
Edición No.210

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

La escritura como seducción

Por El Malpensante

3

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

1

Nuestro Archivo

1 de 4

El coleccionista de vientos


Por Javier Ortiz Cassiani


Publicado en la edición

No. 205



Originalmente un juguete infantil, desdeñado en Europa por su vulgaridad, el acordeón encontró en el Caribe colombiano una grandeza sin precedentes. Al punto que se convirti&oacut [...]

Con una cruz basta


Por Gisela Kozak Rovero


Publicado en la edición

No. 208



... para señalar el declive de Acapulco, que no hace mucho fue el balneario más atractivo del mundo. [...]

El falsificador


Por Rodolfo Lara Mendoza


Publicado en la edición

No. 221



Un cuento de Rodolfo Lara Mendoza. [...]

París ya no era una fiesta


Por Mauricio Polanco Izquierdo


Publicado en la edición

No. 215



Un escritor colombiano subarrienda su pequeña buhardilla francesa, luego de alquilarse él mismo a una anciana provocadora. Convertido en concubino literario, huye de una relación [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores