Google+
El Malpensante

Artículo

La piel del agua

Tras ver la portada de nuestra edición 198, un colaborador se percata de una metáfora recurrente en la historia gráfica, desde el surrealismo español de Dalí hasta las fantasías animadas de Tex Avery. ¿Plagio, homenaje o inspiración inconsciente? 

Ilustración de Pathosformel.

Hace ya un año que esta revista publicó en su portada una ilustración del artista francés Guy Billout. La imagen es potente, si bien en su portafolio oficial Billout prefiere citar calificativos como “mágico” e “infantil”. Como sea, pasó un año y no me la pude sacar de la cabeza: un hombre en mangas de camisa se acerca a la orilla del mar, a ese límite incierto que hay entre la espuma y la arena; con sus dedos atrapa la línea divisoria y levanta (sí, levanta) el agua como si se tratara de una alfombra.

A pesar de su exotismo, la imagen me generó una sensación de familiaridad. “Esta acción yo la había atestiguado antes”, pensé. Aquella ilustración activó dos recuerdos distintos y los unió. El primero involucra un lienzo surrealista, el segundo un dibujo animado. El flujo de la mente está lleno de raras asociaciones.

Hay un cuadro de Salvador Dalí, fechado en 1950, que muestra una escena muy similar. No será tan popular como sus relojes derretidos o sus teléfonos-langosta, pero está hecho de la misma materia onírica. El título es elocuente: Dalí a la edad de seis años, cuando pensaba que era una niña, levantando la piel del agua para ver un perro durmiendo a la sombra del mar. El mar es el Mediterráneo, no cabe duda. De hecho, lo impactante de la escena, como casi todo en la obra de Dalí, es su realismo a pesar de enmarcarse en el absurdo: si de veras pudiéramos agarrar el agua y desplazarla, la sombra que produciría sobre la arena sería exactamente esa.

¿Es posible que la imagen de Billout sea un plagio inconsciente de Dalí? La pregunta tiene connotaciones legales que no me interesa abordar. Retiro lo de “plagio” y me quedo con el inconsciente. La gran pista parece estar en el objeto que aquel hombre en mangas de camisa encuentra debajo del mar: una llave. 

Un par de años antes de pintarse a sí mismo como una niña que levanta la piel del agua, Salvador Dalí había llevado a la recomienda dormir una siesta sentado en un sillón de brazos, con una llave en la mano y un plato metálico en el suelo. Cuando comienzan las primeras eimprenta su libro 50 s...

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

Juan Carlos Garay

Autor de la novela "La nostálgia del melómano". Actualmente es el realizador del programa radial "La Onda Sonora", que transmite Radio Nacional de Colombia.

Agosto 2019
Edición No.210

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

La escritura como seducción

Por El Malpensante

3

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

Nuestro Archivo

1 de 4

Hasta la raíz


Por Sorayda Peguero Isaac


Publicado en la edición

No. 212



. [...]

Fidelidad de los perros


Por Tomás Sánchez Bellocchio


Publicado en la edición

No. 203



Dossier de Ficción [...]

Torpedos


Por


Publicado en la edición

No. 204



. [...]

Supermoro y la kriptonita brasileña


Por Mariana Toro Nader


Publicado en la edición

No. 203



Sérgio Moro, el osado juez que procesó a Lula da Silva y reveló un entramado de corrupción de alcance latinoamericano, decidió colgar la toga y unirse al que la izqu [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores