Google+
El Malpensante

Perfil

El arte de ser Ludwig Bemelmans

Madeline lleva ocho décadas como la niña de enorme lazo en el pelo y vestido azul. Su creador, sin embargo, no es tan conocido a pesar de que su vida también parece la historia de un cómic de aventuras. Aquí se cuentan algunas viñetas de ese hombre que fue pintor, ilustrador y un empresario varias veces en bancarrota.

En sus momentos de ocio, Bemelmans solía elaborar pequeñas reflexiones ilustradas

Madeline –la niña pelirroja, de sombrero amarillo, enorme lazo en el pelo y vestido azul que vive en un internado de París junto a otras once niñas supervisadas por la señorita Clavel– lleva ochenta años encantando a los niños y niñas de todo el mundo. Es tan famosa como Winnie the Pooh o Babar, pero como los autores de esos personajes, su creador es igual de desconocido. Hubo un tiempo en que no fue así. Los intelectuales, escritores, artistas y actores más famosos de la época de entreguerras se peleaban por tener cerca a Ludwig Bemelmans, y los coleccionistas de arte más importantes del mundo compraban hasta los bosquejos que desechaba. No se equivocaron al hacerlo: hace ocho años, un original de uno de los libros de Madeline, pintado sobre una cartulina de 81 x 54 centímetros, fue subastado en Christie’s por 60 mil dólares. Por su parte, los paneles del mural que Bemelmans dibujó para el cuarto de niños del yate Christina O, de Aristóteles Onassis, se vendieron por algo más de medio millón de dólares en 1999. Durante treinta años, Bemelmans ilustró y escribió para algunas de las mejores revistas de Estados Unidos: el New Yorker, Vogue, Fortune, Town & Country; publicó 18 libros infantiles, algunos de los cuales ganaron los premios más importantes de Estados Unidos en el género –la Medalla Newbery y la Medalla Caldecott–, y otros 23 libros para el público general, que fueron grandes éxitos de ventas y recibieron el elogio de la crítica. Bemelmans, ese personaje de la élite intelectual neoyorquina, que almorzaba con Greta Garbo y Orson Welles, visitó Ecuador en dos ocasiones en las décadas de los treinta y los cuarenta del siglo XX. De esos viajes salieron dos de sus libros y la inspiración para numerosos cuentos y artículos.

 

*

 

Ludwig Bemelmans nació en 1898 en Meran, cuando aún existía el Imperio austrohúngaro. Hasta los seis años vivió en un hotel que su padre administraba en un idílico paraje del Tirol. Estaba al cuidado de una institutriz francesa a quien ...

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

Gabriela Alemán

Recibió el Premio Nacional de Narrativa Joaquín Gallegos Lara, en dos ocasiones, por su libro de cuentos "La muerte silba un blues" (2014) y por su novela "Humo" (2017).

Octubre 2019
Edición No.212

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

3

La escritura como seducción

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

1

Nuestro Archivo

1 de 4

Y las palabras son esquivas


Por Arturo Charria


Publicado en la edición

No. 204



Nuevas Voces [...]

Fracasar como filósofo


Por Raymond Tallis


Publicado en la edición

No. 207



. [...]

15 metros


Por Eliana Hernández


Publicado en la edición

No. 210



Un poema submarino. [...]

Mecenas malpensantes


Por El Malpensante


Publicado en la edición

No. 207



Agradecemos a todos los que nos han apoyado a través de nuestro Fundraising. Recuerde que puede hacer su donación aquí [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores