Google+
El Malpensante

Música

Doce tesis sobre el necrorap

El sample como una especie de rezo. Aquí se disecciona To Pimp a Butterfly, el “clásico instantáneo” de Kendrick Lamar, que invocó a los muertos para componer un coro con sus voces.

Ilustraciones de Juan Gaviria.

 

Quizá pa muchos músicos no suene estético,

pero con respeto, hip-hop sin sampler me suena patético.

No Rules Clan, “La helada hoguera”

 

- 1 -

Dicen los que saben de etimologías que el vocablo latino classicus se relaciona con classici, el nombre que se les daba en la Antigua Roma a los escritores cuya obra, por ser un modelo para cualquier época, era imprescindible. Palabras más, palabras menos, un clásico es aquella obra que resiste el paso del tiempo, y por lo tanto solo podría ser juzgada como tal en retrospectiva. Sin embargo, en esta época en particular no tenemos la paciencia para esperar a que la siguiente generación juzgue nuestro trabajo, con cada obra que enfrentamos nos aprieta la urgencia de tener una opinión fugaz y terminante para pasar a la siguiente.

Algo parecido sucedió el 15 de marzo de 2015, cuando se lanzó To Pimp a Butterfly, el tercer álbum de Kendrick Lamar: no había pasado más de una hora y 19 minutos desde el lanzamiento (es decir, no más de lo que dura el disco) cuando ya varios hablaban de un “clásico instantáneo”. Semanas después, en una entrevista radial, el propio Kendrick les pidió a sus oyentes que le dieran unas vueltas más al disco, que lo dejaran respirar antes de ponerle la etiqueta. Pero si hay algún álbum que merezca el oxímoron de “clásico instantáneo”, es este.

Si la muerte es lo que define el paso del tiempo, entonces el clásico es la obra que vence a la muerte. Kendrick Lamar halló la manera de vencerla sin necesitar del transcurso del tiempo. Recordemos que los muertos circundan a los vivos, que los vivos son el núcleo de los muertos y en este núcleo se encuentran las dimensiones del tiempo y el espacio. Lo que rodea el núcleo, el más allá, es infinitud y es misterio, y por ley es inaccesible. Pero hay maneras de romper esta ley.

 

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

Nicolás Rodríguez Sanabria

Economista y escritor habitual. Ha colaborado también con Cartel Urbano

Octubre 2019
Edición No.212

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

3

La escritura como seducción

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

Nuestro Archivo

1 de 4

El Sudao de Piangua de Maria Daicy Cáceres


Por


Publicado en la edición

No. 206



Para 4-8 personas, según el apetito de los comensales [...]

El acordeón en las letras del Caribe colombiano


Por Ariel Castillo Mier


Publicado en la edición

No. 205



Desde su primera aparición en prensa en el último cuarto del siglo XIX, el acordeón no paró de coquetear con las mejores plumas de la región, presentándose co [...]

Torpedos


Por


Publicado en la edición

No. 204



. [...]

Mudanza


Por María Gómez Lara


Publicado en la edición

No. 207



. [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores