Google+
El Malpensante

Iceberg

Homo Téllez

Una carta dirigida a uno de nuestros autores.

Homo Téllez:

Me salí de la fila que trae alimentos al hormiguero para protestar enérgicamente por la injusta comparación que hace usted en El Malpensante 211 entre los Homo turistae –que usted llama “turistas”– y mis hermanas del género Formica –que usted llama “hormigas”– sin darnos la oportunidad de defendernos de semejante insulto. Me habría gustado que hubiera pasado cerca de nuestro hormiguero para mostrarle lo que sabemos hacer mejor: picar.

Las Formica y los Homo turistae no se pueden equiparar. Por ejemplo, en el campo de la ingeniería, cuando nosotras necesitamos hacer un camino, vamos cortando y comiendo la hierba que se nos atraviesa. Así abrimos un sendero y nos alimentamos al mismo tiempo, sin dejar escombros. Cuando ya no lo utilizamos, la hierba crece nuevamente y el sendero desaparece. Si encontramos una grieta, nos agarramos unas a otras formando un puente por donde pasan nuestras hermanas, sin utilizar ningún material ni dejar desperdicios.

Los Homo turistae, en cambio, se desplazan por enormes caminos duros que destrozan el paisaje, metidos en enormes cajones metálicos que contaminan el aire y hieren el oído. Cuando salen del cajón, caminan detrás de un Homo sapiens que carga una banderita. Al regresar a sus madrigueras, en lugar de formicar –lo que ustedes llaman trabajar– se quitan esas telas de colores que llaman ropa, y se dedican al deporte que más les gusta, al que creo que llaman fornicar.

Nosotras no perdemos tiempo con ningún deporte, ni usamos ropa, ni llegaríamos a Bogotá en bermudas y chanclas de plástico como algunos Homo turistae.

Usted dice en su artículo que hay Homo turistae buenos –los menos– y malos –los más–. Estos últimos destruyen sus propias madrigueras y las convierten en ruinas que después visitan, guiados por el Homo sapiens con la banderita. Cuando nosotras no necesitamos un hormiguero, lo abandonamos y él se degrada solo y desaparece sin dejar huella.

Es por esta molesta comparación, Homo Téllez, por la cual el gremio de las Formica lo ha declarado, con méritos más que suficientes, Homo depraedator no grato.

–Formica 468.463

Página 1 de 1

Comentarios a esta entrada

CHRISTIAN ESTEBAN RAMIREZ

Genial

Su comentario

Anónimo

Noviembre 2019
Edición No.213

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

La escritura como seducción

Por El Malpensante

3

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

1

Nuestro Archivo

1 de 4

Chava no vino a enamorarse


Por Juan Miguel Álvarez


Publicado en la edición

No. 216



A lo largo del río San Juan –380 kilómetros que arrancan en el Valle del Cauca y atraviesan el Chocó– fluyen las lógicas del conflicto armado en Colombia: culti [...]

Mudanza


Por María Gómez Lara


Publicado en la edición

No. 207



. [...]

Mi yo montuno


Por Harold Muñoz


Publicado en la edición

No. 212



Un hombre va al barbero para que le muestre su yo exterior.   [...]

El arte de los monstruos


Por Yuri Herrera


Publicado en la edición

No. 216



. [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores