Google+
El Malpensante

Breviario

La voz de Pandora

Traducción de Mariann Soto

Miles de años atrás, los griegos auguraron con este mito la llegada de los robots y la inteligencia artificial. Desde entonces ya desconfiaban de ellos.

Detalle de la extraña representación frontal de Pandora en la crátera del pintor de los Nióbides. • © The Trustees of the British Museum.

Una mujer mira con los brazos rígidos, como una muñeca de porcelana. Parece un robot o tal vez una pariente lejana de María, la autómata de Metrópolis, el clásico del cine mudo estrenado en 1927 y dirigido por el austríaco Fritz Lang. Pero esta peculiar figura femenina –una representación de Pandora– fue pintada en un jarrón de arcilla hace casi 25 siglos. Y aunque en ese entonces la humanidad no contaba con las herramientas ni la ciencia necesarias para construir un robot, los griegos ya imaginaban la posibilidad de crear vida artificial.

Al igual que nosotros, los griegos eran ambivalentes e incluso le temían a la idea de imitar la naturaleza. Como ejemplo, tenían la historia de Pandora: según la mitología griega, la joven representada en el jarrón fue un engaño que Zeus ideó para castigar a los mortales por aceptar el fuego que Prometeo había robado. La construyó Hefesto, el magnífico dios herrero de los inventos y la tecnología. Según los mitos antiguos, escritos por primera vez alrededor del año 700 a. C., Hefesto forjó armas sorprendentes para dioses y héroes, y construyó dispositivos móviles y otras maravillas, incluidos los fuelles automáticos de su fragua, una tripulación de autómatas femeninos, las puertas mecánicas del Olimpo, el colosal robot Talos –que protegía la isla de Creta– y una multitud de otras máquinas vivientes.

Zeus le ordenó a Hefesto crear un kalon kakon (“bello mal”) bajo la forma de una joven extraordinariamente hermosa que despertara la lujuria de los hombres. Esta fascinante ginoide llamada Pandora sería enviada a la Tierra con una misión: abrir un recipiente sellado, lleno de todos los sufrimientos y desgracias que después asolarían a la humanidad.

Zeus, además, le pidió a Hefesto que le diera a Pandora la capacidad de moverse por sí sola, y reunió a los dioses para que contribuyeran a su creación. Atenea la vistió con prendas deslumbrantes, las Cárites la dotaron de encanto y persuasión, Afrodita le otorg&...

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

Adrienne Mayor

Investigadora de estudios clásicos en la Universidad de Stanford. Su último libro es "Dioses y robots. Mitos, máquinas y sueños tecnológicos en la Antigüedad", publicado en español por la editorial Desperta Ferro.

Noviembre 2019
Edición No.213

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

3

La escritura como seducción

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

1

Nuestro Archivo

1 de 4

Vanitas


Por Laura Garzón Garavito


Publicado en la edición

No. 208



Un poema de Laura Andrea Garzón [...]

Niño de barro


Por Betina González


Publicado en la edición

No. 213



¿Se alberga algún sentimiento maternal por un gólem infantil, una Galatea pueril o un Pinocho que dura lo que un suspiro? [...]

La punta del iceberg


Por Alonso Sánchez Baute


Publicado en la edición

No. 205



El editor invitado presenta esta edición. [...]

Ruven Afanador, vintage 2019


Por Andrés Hoyos


Publicado en la edición

No. 209



. [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores