Google+
El Malpensante

Breviario

Peripecia lumbar

Los giros dramáticos de una columna vertebral y la tragedia que le hacen sobrellevar a su propietaria.

Ilustración de Tom Deason.

Cuando era niña siempre me quedaba dormida frente al televisor. Veía esas películas de Disney que religiosamente pasaban a las siete de la noche, y cuando se acababan, a las nueve, yo ya estaba soñando con un rey león parlante o con un niño eterno y un hada que entraban volando por mi ventana. Mis papás ya conocían mi rutina, así que estaban acostumbrados a levantarme con suavidad y a llevarme alzada o de la mano hasta el cuarto para que pudiera volver a acostarme sin interrumpir gravemente el sueño. A medida que fui creciendo, ellos abandonaron ese hábito y yo dejé de ver películas de Disney, pero seguí quedándome dormida en el sofá. Entonces tuve que aprender a llevarme a mí misma a la cama. Pese a vivir en una casa de cinco pisos, subir dos para llegar hasta mi habitación ya era un recorrido suficientemente eterno en el que, de paso, se me quitaba el sueño. Empecé a odiar tanto el tener que levantarme de un lugar para acostarme en otro que tomé la decisión de no volver a hacerlo: si dormía en el sofá, allí amanecía al día siguiente.

Durante la adolescencia, alrededor de los catorce años, fui cayendo en cuenta del desgaste de mi cuerpo: comencé a sentir molestias en la parte baja de la columna vertebral después de estar sentada un par de horas. Había días en los que no sentía incomodidad, pero había otros en los que mi cadera y mi coxis se entumecían, y la tensión diaria que se almacena en todo el cuerpo, en todos los músculos y huesos, en mi caso parecía acumularse en esos dos únicos puntos. En un principio, lo único que me aliviaba era levantarme –con esfuerzo– y caminar de arriba abajo las escaleras y los cinco pisos de la casa. Cuando finalmente resolví ir al médico, este me miró con gravedad antes de decirme que tenía en la columna vertebral una leve curvatura en forma de S: escoliosis.

Pensar que mis huesos se ondeaban como una letra del abecedario no me dijo mucho en ese momento. Menos cuando se trataba de una letra viva y danzarina como la S, tan distinta de mi insensible espalda baja, que simulaba estar muerta cada vez que la apoyaba contra un espaldar o la tocaba con mis manos. Así como en las tragedias griegas los protagoni...

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

Mariann Estefanía Soto

Es parte del equipo editorial de "El Malpensante" y del equipo de la sección cultural de la revista digital "La Caída".

Noviembre 2019
Edición No.213

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

3

La escritura como seducción

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

1

Nuestro Archivo

1 de 4

Objeción literaria


Por Lina Céspedes


Publicado en la edición

No. 207



El testimonio de una abogada que se declara impedida para escribir textos que no sean correos electrónicos o conceptos jurídicos.  [...]

Hacer chorizos


Por Santiago Gallego Franco


Publicado en la edición

No. 206



Para curar la melancolía y un dolor de espalda, el autor intenta preparar este contentillo tan paisa como la arepa o el aguardiente. [...]

La biblioteca de Mabel


Por Fernando Sorrentino


Publicado en la edición

No. 213



. [...]

Un hombre en la noche me pregunta: ¿Cuánto cobrás?


Por Josefina Licitra


Publicado en la edición

No. 210



El vaso está lleno. Callar y acelerar el paso ante la intimidación masculina ya no es la primera opción de supervivencia. [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores