Google+
El Malpensante

Artículo

Historia con guantes

El pasado siempre tiene muchas lecturas posibles, y varios interesados en manosearlo. En Venezuela se viene reinterprentando la historia sin mucho tacto, lo que tiene implicaciones muy directas en la política y la vida cotidiana.

Ilustración de Eva Vázquez.

Caracas, 2010. Un grupo de historiadores jóvenes con delantales blancos, guantes de látex y tapabocas realiza frente a mis ojos un minucioso inventario –folio a folio– de los archivos de Simón Bolívar y Francisco de Miranda. Se trata de un trámite ineludible antes de que las valiosas colecciones documentales que ha resguardado por años la Academia Nacional de la Historia sean transferidas por orden presidencial al Archivo General de la Nación. Tengo así la suerte de presenciar en vivo un episodio nada anodino de la larga y vibrante lucha por el pasado que se libra en Venezuela desde hace más de dos décadas.

Recuérdese que en 1999 el régimen chavista modificó el nombre de la República de Venezuela, estipulando por la vía constitucional que fuera además “bolivariana”. La marcha del país quedó así condicionada por la fidelidad a un personaje histórico, inevitablemente fabricado a la medida del régimen; y su actualidad, entrecortada de manera permanente por el pasado mitológico de la Independencia. Cito dos casos elocuentes de esta fricción cotidiana. En 2008 comenzó a circular el Correo del Orinoco, un periódico oficialista que cumple ya once años y retomó el nombre elegido dos siglos atrás por los independentistas en Angostura (actual Ciudad Bolívar) para lanzar su ofensiva propagandística. En 2012, Chávez buscó infructuosamente demostrar sus hipótesis sobre la muerte de Bolívar, que achacaba al general neogranadino Francisco de Paula Santander en su condición de instrumento de la oligarquía bogotana. La corrección de las causas del deceso resultó fallida, pero el presidente no desaprovechó la ocasión: tras estudiar los despojos sacros, un grupo de antropólogos forenses le confirió al gran hombre un nuevo rostro que se ha explotado hasta la saciedad y que aún hoy suele presidir las declaraciones que Nicolás Maduro hace desde su despacho.

Pero el chavismo no ha instrumentalizado impunemente el pasado de la república. Por el contrario, ha encontrado una resistencia –inesperada, quizás, por su vigor– en un número importante de historiadores profesionales. En...

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

Daniel Gutiérrez Ardila

Docente e investigador de la Universidad Externado de Colombia. En 2019 publicó su libro "1819: Campaña de la Nueva Granada".

Noviembre 2019
Edición No.213

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

3

La escritura como seducción

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

1

Nuestro Archivo

1 de 4

Delicadeza


Por Liliana Heker


Publicado en la edición

No. 203



Dossier de Ficción [...]

Carta de un escritor advenedizo a Eduardo Halfon en la que Fëdor Dostoievski responde a todas las preguntas bañado en lágrimas


Por Mauricio Polanco Izquierdo


Publicado en la edición

No. 208



Un escritor caleño empobrecido en el primer mundo despierta de un coma y lee a un colega guatemalteco. Mientras, su novia con gonorrea lo acecha. [...]

Tengo un vecino que escupe


Por Felipe Jaramillo Gómez


Publicado en la edición

No. 210



No es lluvia todo lo que cae del cielo. [...]

Uno nunca sabe de qué color amanecerá el duelo


Por Javier Ortiz Cassiani


Publicado en la edición

No. 212



Un hombre mira la foto de la primera comunión de su hermano muerto, recuerda a Séneca y se pregunta cómo haría él para alegrarse en medio del dolor. [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores