Google+
El Malpensante

Artículo

¿Por qué no le dieron el Oscar al Pájaro Loco?

Muchos nos hemos divertido y exasperado con la inconfundible risa de este pájaro que por años taladró con insistencia hasta meterse en la cabeza del público –y en viñetas ajenas como las de Mafalda–, hasta ganarse el aplauso unánime de la crítica. 

 

Ilustración de Tom Deason

 

 

A comienzos

A comienzos de 1967, las tiras cómicas de Mafalda que se publicaban en el diario El Mundo de Buenos Aires eran replicadas en otros diarios de provincia, incluso traspasaban la frontera con Uruguay y ya habían conocido su primera recopilación en esos libritos de formato horizontal que se volvieron tan populares.

Quino, el creador de Mafalda, trabajaba en esas tiras a medida que iban saliendo: las dibujaba y las enviaba al periódico porteño a razón de una diaria. En una entrevista que le concedió a Rodolfo Braceli, Quino recordaba su rutina de aquellos tiempos: “Me levantaba a las ocho. A las nueve y cuarto me ponía a pensar la idea. Me daba tiempo hasta las cinco de la tarde. De las cinco de la tarde a las nueve de la noche hacía el dibujo. Así por semanas, por años”.

El caso es que, por aquella época, en una de esas tiras de comienzos del 67, vemos a Mafalda apagar el televisor, quedarse en silencio durante dos viñetas y luego protestar enérgica: “¡¿Pero cómo es posible que no le hayan dado todavía el Oscar al Pájaro Loco?!”.

No sabemos si Quino estaba enterado de las intrigas de Hollywood o si simplemente quería mostrarnos los gustos de Mafalda como televidente. El aparato de televisión se había convertido en fuente de varios chistes desde su debut en las páginas de El Mundo, en marzo de 1965, según analiza la periodista Sylvina Walger en el libro Mafalda inédita: “Los problemas, tanto domésticos como políticos, pasan a reflejarse en los juegos y en las relaciones familiares. La polémica sobre si la televisión era perniciosa o no para los niños estaba en pleno auge: Quino, que como muchos se resistía a tener televisor, no pudo eludir el tema”.

Y aunque quizá este detalle de realismo le importara poco a los lectores, aquel comentario de Mafalda era completamente atinado: el Pájaro Loco había estado nominado tres veces al Oscar por la Academia de Artes y Ciencias...

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

Juan Carlos Garay

Autor de la novela "La nostálgia del melómano". Actualmente es el realizador del programa radial "La Onda Sonora", que transmite Radio Nacional de Colombia.

Febrero 2020
Edición No.215

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

3

La escritura como seducción

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

1

Nuestro Archivo

1 de 4

¿Por qué no le dieron el Oscar al Pájaro Loco?


Por Juan Carlos Garay


Publicado en la edición

No. 215



Muchos nos hemos divertido y exasperado con la inconfundible risa de este pájaro que por años taladró con insistencia hasta meterse en la cabeza del público –y en vi& [...]

Recetas de salvación


Por Wendy Guerra


Publicado en la edición

No. 206



La chef más querida de la televisión cubana enseñaba a convertir el agua en aceite y las frutas en bistecs, apoyándose en el ingrediente secreto del buen cocinero: la imagi [...]

Un poeta de vacaciones


Por Juan Manuel Roca


Publicado en la edición

No. 204



Un veterano trabajador del lenguaje saca a pasear a la musa. [...]

Las Antillas: fragmentos de la memoria épica


Por Derek Walcott


Publicado en la edición

No. 214



Traducción de Catalina Martínez Muñoz   El Gran Caribe es un protagonista en sí mismo y no el reflejo nostálgico de otros territorios. [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores