Google+
El Malpensante

Breviario

Sin pelos en la lengua

Diccionario anecdótico de la vida contemporánea

Traducción del italiano de María Esther Gutiérrez y Karim Ganem Maloof

 

Un mordaz editor italiano confeccionó esta lista de definiciones que haría sonrojar hasta al mismísimo Ambrose Bierce.


Al salir de una estación del subterráneo de Napóles, nuestro editor se encontró con un puesto de libros de segunda. Entre los vejestorios, le llamó la atención un opúsculo amarillento de llamativos grabados que mostraban condenas ejemplares, y cuyo título lo sedujo: Senza peli... sulla lingua. Dizionario aneddotico del vivere moderno. El ejemplar es un catálogo de definiciones al estilo del Diccionario del diablo de Ambrose Bierce y el Diccionario de lugares comunes de Flaubert, pero confeccionado a finales del siglo pasado e impreso en 1993. La baratísima joya de un euro está firmada por un tal Corrado da Montefalcione, evidentemente un seudónimo. El colofón del libro, sin embargo, menciona a Corrado Nocerino e hizo más sencilla la labor de descubrir quién había sido el autor de esta pieza satírica.

 

© Portada del libro senza peli... sulla lingua


Nocerino nació en 1931 en Montefalcione, Italia. Trabajó como obrero ferroviario, igual que su padre, y en el tiempo que le quedaba era agente comercial de las casas editoriales Bompiani y Mondadori. En 1972 fundó la suya propia, La Fortezza, que funcionó hasta 1981. Casi enseguida decidió reemprender el negocio libresco en quiebra: fundó la Rivista di Livorno y en 1982 las casas editoriales Nuova Fortezza –hablemos de personas insistentes– y L’Informazione. Con esta última editó Senza peli... sulla lingua.

En sus 42 años de oficio, el autodidacta editor publicó unos dos mil libros, propios y ajenos, la mayoría sobre la historia de la ciudad de Livorno, y entre los que también se cuentan 250 tomos de poesía. Corrado Nocerino murió en 2014. Hacia el final de su vida, decidió añadir una nota a modo de corolario en varios de los últimos títulos que logró publicar, un agradecimiento a la administración de Livorno por su apoyo a la difusión literaria:

 

Ningún libro publicado desde 1982 hasta hoy, por las editoriales Nuova Fortezza, L’Informazione, La Fortezza o la Rivista di Livorno, ha recibido contribución por parte de las autoridades ni señal alguna de reconocimiento. Solo un silencio brutal. Esto me recuerda la feroz máxima de un jerarca nazi: “Cuando escucho la palabra ‘cultura’, pongo la mano sobre la pistola”.

Sinceramente, C. Nocerino.


© Editrice nuova fortezza 

 

A continuación algunas definiciones del buen Corrado.

 

Altruista: que está dispuesto a sacrificarse por ti.


Ambulante: categoría derogada por un progresista decreto sindical y sustituida por “agente comercial sobre el terreno”.

 

Aprobar: compartir la opinión ajena siempre y cuando coincida con la nuestra.

 

Aristócrata: aquel que felizmente logra sumar los vicios de los plebeyos a las abyecciones de los ricos.

 

Autógrafo: un altruista gesto megalómano.

 

Burro: profesión de analfabeto de quien, preferiblemente, ha juntado muchos títulos y distinciones. Es decir, presidentes de asambleas y congresos.

 

Cabello: sombrero útil para determinar la dirección del viento. (Ver también “coño”.)

 

Concejal: elegido para decir que sí a todo con la condición de no hacer nada.

Coño: eje anatómico del cuerpo femenino y centro de gravedad del mundo masculino. Sombrero ruso que absorbe la cabeza.

 

Crítico: que quisiera dar a entender aquello que no comprende.

 

Culpa: camino a veces enrevesado a través del cual, perseverando, se puede aspirar al infierno.

 

Diario: confesiones íntimas, secretísimas, que esperamos pronto sean publicadas y leídas por toda la humanidad.

 

Dinero: no da felicidad... a quien no lo tiene.

 

Editor: animal en rápida vía de extinción, atormentado por numerosas garrapatas (autores, impresores, correctores, juntas directivas, críticos, distribuidores, etc...). Persona a quien no debe molestarse después de las ocho de la noche ni antes de las ocho de la mañana.

 

Elecciones políticas: la teoría democrática puesta en práctica con bastón y zanahoria.

 

 

Elocuencia: arte de incendiar a la multitud sin comprometerse.

 

Feminismo: movimiento político e ideológico a través del cual las mujeres tratan de que el hombre alcance su verdadero nivel.

 

Himno nacional: “cosa bella de pésimo gusto”.

 

Honor: dignidad que las mujeres pierden follando y los hombres por no follar (cortesía de Piero Bargagli).

 

Ley canónica: hoy en día los curas no pueden tener mujer, pero sus hijos sí.

 

Libertad: aspiración suprema del hombre que se realiza de manera inversamente proporcional a la de los demás.

 

Lugar común: es típico del vulgo y de los escritores vulgaris, para quienes el ruido siempre es sordo, el sudor siempre es frío, la frente siempre está empapada de sudor, el aullido de la sirena siempre es ensordecedor, el grito siempre es ahogado, el dolor siempre es desgarrador, un hombre siempre está visiblemente conmovido, la satisfacción siempre está viva, el galope siempre es desenfrenado y tantas otras porquerías similares.

 

© Tomado del libro senza peli... sulla lingua 

 

Pecado original: “magnanimidad” del Padre que condena perpetuamente a su progenie por la bagatela de una manzana.

 

Perdición: condena por los pecados propios (sexo, embriaguez, riqueza, libertinaje, juerga...). Una de las más altas aspiraciones del ser humano.

 

Periodista: individuo que ama la verdad por sobre todas las cosas con tal de que sea escandalosa y, ojalá, aberrante.

 

 

Testículo: pequeño trozo poético (principalmente de las poetisas). Si hay dos trozos, se tiene en medio al clásico testa di cazzo o “poeta de la pradera”.                                                              

                            

Uniforme: vestimenta en cuyo extremo superior suele asomar la cabeza, esta última útil como indicación de dónde poner la mano para hacer el saludo.

 

Vanidad: el placer de ser visto tomando un café en compañía de una mujer hermosa, a quien todos quieren poseer, y que de todas formas no te lo va a dar. 

 

Virtud: fase terminal de la perversión.

 

© Tomado del libro senza peli... sulla lingua

Página 1 de 1

Comentarios a esta entrada

Su comentario

Corrado Nocerino

Fundador de la Rivista di Livorno y de las editoriales Nuova Fortezza y L'Informazione, en las cuales publicó aproximadamente dos mil libros.

Febrero 2020
Edición No.215

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

La escritura como seducción

Por El Malpensante

3

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

1

Nuestro Archivo

1 de 4

Amasando pueblo


Por Alberto Montt


Publicado en la edición

No. 211



. [...]

Justicia


Por Alberto Montt


Publicado en la edición

No. 215



. [...]

Las situaciones (II): Antología de Spoon River de Edgar Lee Masters


Por Patricio Pron


Publicado en la edición

No. 216



. [...]

De cierta manera: Historia y matices


Por Javier Ortiz Cassiani


Publicado en la edición

No. 222



Una columna de Javier Ortiz Cassiani.   Aún deslumbrados por el fulgor del Siglo de las Luces, Francisco José de Caldas y Alexander von Humboldt compartieron la misma sed de conoc [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores