Google+
El Malpensante

Ficción

El arte de los monstruos

.

 

Ilustración de Mierdinsky


–Necesitamos el arte de los monstruos –dijo el mensajero, y mostró el oficio que lo mandataba.


El alguacil barrió el oficio lentamente con la mirada como si considerara su gravedad, aunque no la considerara, pero lo parecía.

–Desde luego –dijo. Y se dio media vuelta.

Empujó la puerta de madera a sus espaldas y entró a la siguiente habitación. Mostró el oficio al secretario, que lo barrió con solemnidad y asintió, entonces caminó al fondo de la habitación, giró el pomo de la segunda puerta, que era de plástico. En la siguiente habitación sólo había un buró de un solo cajón. Abrió el cajón y extrajo un anillo con tres llaves; usó una para abrir la siguiente puerta, la puerta de aluminio, y entró a la siguiente habitación. Nada había ahí, salvo paredes de metal plateado. Utilizó las dos llaves restantes para abrir la siguiente puerta, que era de roble en la superficie pero de alma de acero, y entró a la última habitación. Ésta era también toda metálica pero más chica que las otras. El techo era un bulbo cuadrado que iluminaba un estante con botellas, otro estante en el que reposaba un bastón de extremo contundente y una caja con rollos de papel de diversas texturas; en el suelo había un aparato negro y cuadrado con un cable negro también. Puso una botella, el bastón y un rollo de papel sobre el aparato, y empujó todo hacia la siguiente puerta, que parecía una caja fuerte. El alguacil giró el dial de la cerradura de combinación para un lado, para el otro, para uno, para uno, para uno, para el otro, giraba sin dudarlo, con tempo y determinación, hasta que la cerradura hizo clic. Entonces jaló del asa de la compuerta de titanio y entró a la sala de los monstruos.

A la entrada, colgada de un clavo, había una tabla con una hoja para el registro. El alguacil hizo tres marcas en sendas líneas, se dio media vuelta, tomó el bast&...

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

Yuri Herrera

Es doctor en lengua y literaturas hispánicas de la Universidad de California y autor de tres novelas, la más reciente de ellas "La transmigración de los cuerpos". Actualmente imparte clases en la Universidad Tulane de Nueva Orleans.

Marzo 2020
Edición No.216

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

3

La escritura como seducción

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

1

Nuestro Archivo

1 de 4

El acordeón en las letras del Caribe colombiano


Por Ariel Castillo Mier


Publicado en la edición

No. 205



Desde su primera aparición en prensa en el último cuarto del siglo XIX, el acordeón no paró de coquetear con las mejores plumas de la región, presentándose co [...]

"Sos mi hijo y sos un monstruo"


Por Pedro Adrián Zuluaga


Publicado en la edición

No. 212



Un hombre de clase alta emprende la tarea de limpiar a Medellín de “gentuza”. ¿Cuál es el mecanismo de este thriller cuyo tema no ha sido tan explorado en el cine colo [...]

Películas de amor contra viento y marea


Por


Publicado en la edición

No. 141



La idea de que el amor puede superar todas las barreras es tan antigua como el mundo, pero pocas veces nos encontramos con películas que puedan captar este poder magnífico. Ele [...]

La silla varada


Por Jacobo Cardona Echeverri


Publicado en la edición

No. 213



El tamaño de las cosas es uno de los cortometrajes seleccionados para participar en la Competencia Nacional de la próxima versión del festival Bogoshorts, en diciembre. Es, sin lu [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores