Google+
El Malpensante

Artículo

Fino y elegante

Los pantalones Peaky Blinders

El antojo de pantalones saltacharcos hace que un hombre emprenda una búsqueda. El recorrido será corto, y sus herramientas, económicas: el coqueteo inofensivo y una ropavejera de confianza.

Ilustración de Tom Deason

 

Mi amigo debió decirle al taxista: ¡He’s a Peaky fucking Blinder!, luego de que el conductor le preguntara de qué equipo era yo. Pero mi amigo le dijo: Es del América. No puede ser, contestó el taxista –galaxia, TUV554–. No puede ser, repitió molesto, aún más confundido. ¿Por qué no puede ser?, preguntó mi amigo. Porque yo soy del América. ¿Y eso qué tiene que ver? Pues que la gente del América no se ve así, concluyó aquel hombre que se había metido en un hueco en su escala de valores. Mi amigo –árabe deconstruido– no había notado la homofobia que el taxista había tratado de disimular a último momento. De hecho, cuando me contó lo que había pasado luego de que me bajara del taxi, seguía pensando que el taxista en verdad le había preguntado por mi escuadra futbolística. No, parce, el man te estaba preguntando si yo era marica, le dije. Una pregunta que, efectivamente –y con esto le doy suavemente la derecha al taxista, y aprovecho y lo sobo–, podría justificarse por mi outfit. Era domingo, hacía culo de sol, y K –mi amigo– me había pedido que lo acompañara al Parque 93 de la Familia Blanca, en donde moderaría una charla entre la gran Carolina Sanín y otras dos panelistas. Así que, ya que hacía ese sol hermoso y K iba a atraer algunas miradas, pensé que podía pararme a su lado usando mis pantaloncitos peaky para robarme un poco el foco de atención. Me refiero a los pantalones que usan los gánsteres en la famosa serie de la BBC, transmitida por Netflix, Peaky Blinders, que en resumidas cuentas narra el ascenso de la familia Shelby en la pirámide del crimen de Gran Bretaña. Una conquista que tiene lugar entre 1919 y 1929 en plena época de vanguardias. Los Peaky Blinders existieron y se dice que eran brutales –deben su nomb...

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

Harold Muñoz

Ganador del Premio Nuevas Voces Emecé-Idartes con su novela "Nadie grita tu nombre" (2017). Hizo parte de la redacción de El Malpensante. Cursa una maestría en artes en la Universidad de los Andes.

Abril 2020
Edición No.217

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

La escritura como seducción

Por El Malpensante

3

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

1

Nuestro Archivo

1 de 4

Los dictadores digitales


Por Andrea Kendall-Taylor, Erica Frantz y Joseph Wright


Publicado en la edición

No. 216



Se suponía que internet y las redes sociales nos liberarían de los autoritarismos, pero no contamos con la astucia de muchos regímenes para vigilarnos, oprimirnos y convertirse en [...]

Reflexiones de un potteradicto a veinte años de su primera dosis


Por Felipe Botero


Publicado en la edición

No. 225



Algunos han aprovechado los largos meses de encierro de este año para emprender placeres que tenían postergados. Es el caso de este viejo aficionado a la saga de Harry Potter, que relee [...]

Buñuelos, tacos y sushi: historias de inmigrantes y cocinas en Estados Unidos


Por Marcela Villegas


Publicado en la edición

No. 221



La oferta culinaria de los estadounidenses es una colcha de retazos: de México a Japón, sus platillos dan cuenta del mestizaje que ha transformado la sociedad empezando por la mesa. Un m [...]

Argos y Ulises, perros viejos


Por Jorge Francisco Mestre


Publicado en la edición

No. 212



Ulises vuelve a casa después de veinte años de andar vagando, y su perro, que es menos callejero, es el primero en reconocerlo. ¿Cuántos años tendría el can a [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores