Google+
El Malpensante

Artículo

El lado húmedo de la Luna

Cuando Neil Armstrong puso un pie en ella solo levantó polvo pero, siglos atrás, un paisajista florentino registró los numerosos ríos y lagos de nuestro único satélite natural, y a los peculiares seres que navegaban por ellos.

Grabados de Filippo Morghen

 

Hasta hoy, la última persona que pisó la Luna fue el astronauta Eugene Cernan, comandante de la misión Apolo 17. A su regreso trajo muestras de roca y de regolito, el polvo gris que recubre la superficie de nuestro satélite. Analizado ese material geológico, ya tenemos certeza: la Luna es un desierto extenso de planicies, montañas y cráteres sin capa vegetal. Pero a mediados del siglo XVIII las cosas eran muy distintas. La Luna seguía siendo un misterio en muchos sentidos, y no era desfasado pensar, por ejemplo, que su suelo fuera fértil para el cultivo de calabazas gigantes.

Corría el año 1764 cuando el artista florentino Filippo Morghen puso a la venta una colección de nueve grabados con “vistas de la Luna”. No las anunciaba como verdaderas sino que más bien planteaba cierta ambigüedad, afirmando que habían sido los paisajes más notables observados por dos señores científicos que pudieron viajar allá. Lo cierto es que estas postales, que más parecen salidas de un sueño, son únicas en el contexto de su tiempo. Ni siquiera tienen comparación con el resto de la obra de Morghen, unos grabados realistas de ruinas grecorromanas.


Grabados de Filippo Morghen

 

¿De dónde salió entonces esa exótica geografía lunar? A raíz de la invención del telescopio, astrónomos como el polaco Johannes Hevelius pudieron observar la Luna de cerca, diseccionarla y copiarla en dibujos cada vez más exactos. A mediados del siglo XVII, los resultados de ese trabajo aparecieron en el libro Selenographia, que contiene los primeros mapas lunares. Hevelius señaló en su superficie mares con islas, bahías y ciénagas. Creía haber visto agua en esos cráteres. Tal vez estaba influenciado aún por las ideas de algunos filósofos aristotélicos que afi...

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

Juan Carlos Garay

Autor de la novela "La nostálgia del melómano". Actualmente es el realizador del programa radial "La Onda Sonora", que transmite Radio Nacional de Colombia.

Mayo 2020
Edición No.218

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

3

La escritura como seducción

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

1

Nuestro Archivo

1 de 4

La piel del agua


Por Juan Carlos Garay


Publicado en la edición

No. 210



Tras ver la portada de nuestra edición 198, un colaborador se percata de una metáfora recurrente en la historia gráfica, desde el surrealismo español de Dalí hasta l [...]

Mercantes


Por Andrea Cote


Publicado en la edición

No. 207



Un poema de Puerto Calcinado [...]

Yo no maté a Rubén Blades


Por Daniel Centeno Maldonado


Publicado en la edición

No. 204



Perfil del abogado, ministro y cazador de zombis que revolucionó la salsa. [...]

La irresistible canción de los expatriados


Por Sinar Alvarado


Publicado en la edición

No. 205



La música sirve como consuelo del hogar abandonado y distante y, si es lo suficientemente buena, hace que los nuevos vecinos miren con mejores ojos al recién llegado. En el caso de los c [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores