Google+
El Malpensante

Breviario

La esperanza del vampiro

Succióname esta, coronavirus.

Dicen que todo esto –la debacle económica y social que hemos sufrido los humanos por cuenta del nuevo coronavirus– es culpa de un murciélago. Este es el microrrelato de aquella teoría conspirativa: un día un humano va a una plaza de mercado en Wuhan y se pide una sopita de murciélago que lo enferma de una neumonía desconocida. El humano a su vez contagia a sus amistades, y estas contagian a las suyas, y estas al resto del mundo. Todo empeora –se declara el estado de emergencia, la cuarentena preventiva obligatoria, pánico en las calles– hasta que, encerrado en su casa, lejos de familiares y amigos, el humano mira a sus conocidos a través de cristales virtuales, mientras mastica el odio –los remanentes del murciélago entre sus dientes– hacia el “vampiro” que ocasionó todo esto. Pero los que acusan al murciélago olvidan un pequeño detalle: el humano se comió al murciélago, y al hacerlo absorbió el virus de un animal. De hecho, si tuviéramos que diferenciar un humano de un murciélago, podríamos decir, entre muchas otras cosas, que el primero es más vampiro que el segundo –existen varias especies de murciélagos y la inmensa mayoría come frutas e insectos– dado que su apetito insaciable lo hace succionar frenéticamente –nutrientes, enfermedades, recursos naturales, conocimiento– de cualquier otro ser. Esa naturaleza hematófaga para actuar –que lo ha llevado casi a destruir la Tierra, como una garrapata que enferma al organismo que la aloja–, sin embargo, podría salvar al ser humano del covid-19 y, a su vez, de males peores.

Pero para que eso pase, los que se han recuperado del virus deberán sacrificarse ofreciendo su sangre por los que aún están enfermos. De forma parecida se hizo cien años atrás, durante la pandemia de la gripe española. En aquel entonces ya se había probado científicamente la creencia, popularizada en principio por mitos y leyendas –Drácula, entre muchísimos otros–, de que la sangre tiene propiedades curativas –que hoy en día podemos comparar con las de los antibióticos, creados en 1928–. A principios del siglo XX, se hacían transfusiones sanguíneas para combatir enfermedades como el sarampión, las paperas, la poliomielitis o la mortífera gripe española. De esta última enfermedad, la deliciosa sangre salvó a cerca de dos mil personas.

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

Harold Muñoz

En 2017 ganó el Premio Nuevas Voces Emecé-Idartes con su novela "Nadie grita tu nombre", que en 2018 fue nominada al V Premio de Narrativa Colombiana de la Universidad Eafit.

Mayo 2020
Edición No.218

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

3

La escritura como seducción

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

Nuestro Archivo

1 de 4

Joan Juliet Buck tiene un resfriado


Por Rocio Arias Hofman


Publicado en la edición

No. 217



Fotografías de Ruven Afanador La escritora, actriz y durante siete años editora en jefe de Vogue Paris encaró en The Price of Illusion un tramo extenso de su vida. Es lo que llam [...]

Trista Duplicada


Por John Better


Publicado en la edición

No. 218



. [...]

Café instantáneo


Por


Publicado en la edición

No. 204



Por Cigarra Entinta y Karim Ganem [...]

El Sur


Por Fernanda Trías


Publicado en la edición

No. 207



Este fragmento es el comienzo de la novela La ciudad invencible, que acaba de publicar Laguna Libros. [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores