Google+
El Malpensante

Breviario

Ernesto Cardenal. Poeta, sacerdote y revolucionario.

Un recorrido, a modo de elegía, por los hitos vitales y obras del factótum nicarau?ense que hace poco colgó la sotana definitivamente.

Ernesto Cardenal, durante un recital en Santiago, Chile.

 

Arrodillado frente a Juan Pablo ii, quien le amonesta en el aeropuerto de Managua, Ernesto Cardenal, ministro de Cultura del gobierno sandinista, con la boina negra reposando sobre una de sus rodillas, acepta la reprimenda, con una media sonrisa, ante la atenta mirada de Daniel Ortega. “Usted debe regularizar su situación”, fueron las palabras que pronunció el pontífice el 4 de marzo de 1983, durante su primera visita a Nicaragua.

Tiempo después, el poeta escribía en su autobiografía: “Como no contesté nada, volvió a repetir la brusca admonición. Mientras, enfocaban todas las cámaras del mundo”. Sin duda, esta es la imagen que a todos se nos viene a la mente al recordar al sacerdote sandinista que falleció el pasado 1º de marzo, a la edad de 95 años.

Como uno de los más reconocidos exponentes de la teología de la liberación, el autor de El evangelio de Solentiname fue una figura destacada en el enfrentamiento entre el movimiento y Wojtyla, quien prohibió a los sacerdotes ejercer responsabilidades políticas de gobierno.

Meses después, el papa polaco ordenó la suspensión de Cardenal, lo que le impidió el ejercicio del sacerdocio durante casi 35 años, hasta que el papa Francisco, en febrero de 2019, levantó la sanción. La noticia le llegó mientras se recuperaba en un hospital de Managua y la recibió con la tranquilidad de haberse mantenido fiel a sus principios. Valores que le acompañaron a lo largo de toda su vida y que le condujeron a abandonar los privilegios de su adinerada cuna por la vocación sacerdotal, y el compromiso revolucionario y su radicalidad en la poesía.

 

Literatura y sacerdocio

Ernesto Cardenal nació el 20 de enero de 1925 en la localidad nicaragüense de Granada. Su familia, una de las más respetables y acomodadas del país, había elegido para él los estudios de derecho. No obstante, ante la evidente inclinación literar...

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

Eduardo Garrido

Ha sido durante más de veinte años director y responsable de innumerables proyectos en las más reconocidas editoriales de España: Anthropos, RBA, Círculo de Lectores, Salvat y Paidós, entre otras.

mayo 2020
Edición No.218

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

La escritura como seducción

Por El Malpensante

3

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

1

Nuestro Archivo

1 de 4

Yo sabía...


Por Consuelo Araújo Noguera


Publicado en la edición

No. 205



Su labor como gestora cultural y ministra hizo que su ficción fuera soslayada. En este inquietante relato, una mujer le canta la tabla a cierto representante del machismo regional.  & [...]

El gran gordo de Pésaro


Por Laura Galindo M.


Publicado en la edición

No. 206



El afamado compositor Gioachino Rossini abandonó la ópera para consagrarse a su mayor pasión: la gula. Su dedicación produjo varios nuevos platos y más de un dolor d [...]

Growing up americano


Por Christopher Tibble Lloreda


Publicado en la edición

No. 203



La outside story de un hombre criado como extranjero en su propio país, contada en el spanglish que le es natural. [...]

La belleza moral de Carson McCullers


Por Andrea Mejía


Publicado en la edición

No. 216



. [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores