Google+
El Malpensante

Ficción

Nora, Rómulo, Martín

Un cuento de Fabio Morábito.

Ilustración de Valentina Mazzanti

 

Nora levantó los ojos del libro que leía y se quedó viendo el agua. Estaba sentada en una lancha a unos trescientos metros de la ribera, bajo un toldo de tela verde que la protegía del sol, y traía puesto un chaleco salvavidas. Miró su reloj. Rómulo y Martín estaban buceando a cincuenta metros de profundidad, explorando el fondo de la laguna, y llevaban quince minutos de haberse sumergido. Nora deseó levantarse, pero no lo hizo porque se sentía más segura sentada. No sabía nadar y tenía miedo de que la lancha empezara a zozobrar si se ponía de pie.

La lancha era una embarcación con motor fuera de borda que Rómulo y Martín le habían alquilado a un pescador. No era la primera vez que hacían buceo en esa laguna; de hecho, habían alquilado esa misma lancha en dos ocasiones anteriores.

Nora aborrecía ese lugar. Era un lago sin el menor atractivo y no podía entender qué bellezas ocultas podía albergar en su fondo. Por añadidura, en el único restaurante del lugar se comía muy mal. Sintió una opresión en el pecho y cerró el libro. Había decidido que cuando Rómulo saliera del agua, hablaría con él, aprovechando que Martín tenía más reserva de oxígeno que su hermano y se demoraría unos minutos más en el fondo. En esos pocos minutos en que ella y Rómulo estuvieran solos, le diría la verdad, y cuando Martín emergiera del agua, Rómulo no se atrevería a pedirle que se retractara de su decisión, como había sucedido una vez, y tendría que digerir aquello sin chistar. Lo conocía bien y sabía que era demasiado orgulloso para rogarle enfrente de su hermano menor.

Los latidos le pulsaban en las sienes y un leve temblor recorrió sus dedos. No podía más. Había hecho su mayor esfuerzo, pero era inútil. Le desagradaba el sabor de la saliva de Rómulo y la manera que tenía de mover la lengua dentro de su boca cuando l...

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

Fabio Morábito

Ha publicado varios libros de poesía y ensayo. Su novela "El lector a domicilio" fue galardonada con el Premio Xavier Villaurrutia de Escritores para Escritores 2018. Actualmente es investigador en el Instituto de Filología de la UNAM.

Junio 2020
Edición No.219

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

3

La escritura como seducción

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

1

Nuestro Archivo

1 de 4

La irresistible canción de los expatriados


Por Sinar Alvarado


Publicado en la edición

No. 205



La música sirve como consuelo del hogar abandonado y distante y, si es lo suficientemente buena, hace que los nuevos vecinos miren con mejores ojos al recién llegado. En el caso de los c [...]

CINCO PELÍCULAS ASIÁTICAS QUE TE HARÁN AGUA LA BOCA


Por


Publicado en la edición

No. 141



Al parecer la cuarentena nos ha convertido a muchos de nosotros en chefs, o al menos nos ha obligado a trabajar con ollas y sartenes en una medida posiblemente sin precedentes.Para aquellos de us [...]

La continuidad del barro


Por Paul Brito


Publicado en la edición

No. 209



Elemento esencial en las  indumentarias de este especial, en el barro el artista Felipe Cuéllar encontró la plasticidad necesaria para sus creaciones, “a medio camino entre el [...]

Diario de una residencia


Por Fernanda Trías


Publicado en la edición

No. 203



¿Cuáles son las penurias y bondades de una residencia artística en la célebre Casa de Velázquez, en Madrid? Una escritora uruguaya relata, atenta al Mundial  de [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores