Google+
El Malpensante

Columna

Doblaje (II)

Una columna de Ezequiel Zaidenwerg sobre inspiración y expiración.

© Ezequiel Zaidenwerg

 

La poesía siempre está en el aire. Desde la Antigüedad hasta el presente es un asunto neumático, una afección pulmonar. En la cultura hebrea y en la helénica, pero también en otras más lejanas a la nuestra, está muy arraigada la idea de que hay algo en el poema ajeno al artífice, que llega de otra parte, de un soplido, y se mete en el cuerpo sin control, como el aire. El poema es un instante en que el aliento divino invade los pulmones del poeta –mero vehículo– y enseguida se va, como una exhalación. Y aunque en Roma primero se lo llamara afflatus –un soplo dirigido–, la palabra latina que ahora usamos no señala el trayecto exterior de esa corriente sino el momento justo en que penetra el cuerpo: inspiración.

Esa ráfaga llegó también al cristianismo. Por ejemplo, al poema más hermoso –y tal vez el más queer– de la lengua castellana, la “Noche oscura del alma”, de san Juan de la Cruz. En la idílica escena poscoital entre la Amada –el fraile transformista Juan de Yepes– y el Amado que es Dios, se mezclan en el viento la tradición cristiana, la hebrea y la grecolatina: “...el ventalle de cedros aire daba”. La brisa entre las ramas de esos árboles sitúa de manera inconfundible la acción en el Medio Oriente bíblico. La palabra “ventalle” se ha dejado de usar en castellano, pero en francés su calco es más corriente: éventail, abanico, como los de Mallarmé para su esposa. Pero también “el aire del almena”, que le abre una herida a san Juan en el cuello, permite interpretar ese abanico de madera como el silbido de la flecha de Cupido, puesto que las almenas eran, en los castillos, los salientes de una torre desde donde apuntaban los arqueros.

Unos siglos más tarde, con el romanticismo –en su formulación más divulgada, y no la de los Schleg...

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

Ezequiel Zaidenwerg

Su libro más reciente, "50 estados", es una antología novelada de poesía estadounidense contemporánea. Traduce un poema al día en zaidenwerg.com y produce el podcast Orden de traslado, con el que colabora El Malpensante.

Junio 2020
Edición No.219

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

3

La escritura como seducción

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

1

Nuestro Archivo

1 de 4

La helada


Por Claudia Masin


Publicado en la edición

No. 211



Primer poema tempestuoso. [...]

Chamánicos: la búsqueda metafísica de los Aterciopelados


Por Juan Carlos Garay


Publicado en la edición

No. 209



Entre 1998 y 2000, Andrea Echeverri y Héctor Buitrago lanzaron dos de sus discos más importantes y participaron en más de treinta ceremonias de toma de yagé, la planta sagr [...]

¡Dejen que reviente!


Por Thomas Vasek


Publicado en la edición

No. 204



Si alguien lo contradice, inhale, exhale y pelee. Quizás no haya una mejor forma de comunicarse. [...]

Maestro desatado


Por Fernando Olea


Publicado en la edición

No. 208



La caricatura de junio [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores