Google+
El Malpensante

Iceberg

Frases reales; Dos por una

Que las reinas de belleza no suelen merecer premios Nobel por sus respuestas es un asunto del que se ha dicho bastante. Las siguientes frases parecen confirmar el cliché.

Frases reales

© Dave Cutler. Corbis

Para muchos, resulta inolvidable la imagen de Yeris Paola Sepúlveda, señorita Guainía 1999, respondiendo a un periodista en “inglés” inmediatamente después de advertirle: “La verdad es que yo hablo el inglés, pero lo hablo muy despacio”. Las palabras que siguieron podrían transcribirse más o menos así: “I loving en Colombia... is a feliciting de estar in Cartagening Hilton... eh... qué más te digo...”.

Yeris no dijo nada más ni ganó la corona, pero dejó una huella imborrable entre los fanáticos de las deidades grecoquimbayas gracias a YouTube. Su caso es de los más maravillosos pero es solo uno entre los muchos que conforman ese extenso ramillete de frases reales soltadas durante las glamorosas jornadas novembrinas de Cartagena. 
Políglotas con anhelos filantrópicos, obsesionadas con su estatura, concentradas en “su interior” y desesperadas por no complacer el estereotipo de tontas hermosas que los medios les han endilgado, las reinas se siguen viendo forzadas a abrir la boca para algo más que sonreír ante las cámaras. En este ejercicio forzoso con frecuencia se les escapa una que otra perla.
Mirar a las reinas a la espera de recoger sus perlas, a la expectativa de soltar una sonrisa condescendiente o una carcajada sonora es sin duda un lugar común, una especie de placer culpable pero irresistible en el que también nosotros hemos caído sin vergüenza y que queremos compartir con ustedes.
Las siguientes son frases reales de las candidatas en la última versión del Reinado Nacional de la Belleza. Han sido tomadas de entrevistas, de apariciones públicas, de la noche de elección y coronación y de esa tradicional y formidable pieza editorial colombiana, el Minicromos.
¿Una ventaja de ser reina en Colombia? Esta oportunidad nos adelanta cinco años. No tengo que terminar una carrera para conseguir trabajo.
Fue muy rico compartir la pasarela con las reinas populares. Y chévere que sean así, diferentes, para que la gente se distraiga y vea cosas novedosas.
Valeria Sierra, señor...

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

El Malpensante

Diciembre de 2008
Edición No.93

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

La escritura como seducción

Por El Malpensante

3

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

Nuestro Archivo

1 de 4

Supermoro y la kriptonita brasileña


Por Mariana Toro Nader


Publicado en la edición

No. 203



Sérgio Moro, el osado juez que procesó a Lula da Silva y reveló un entramado de corrupción de alcance latinoamericano, decidió colgar la toga y unirse al que la izqu [...]

Chamánicos: la búsqueda metafísica de los Aterciopelados


Por Juan Carlos Garay


Publicado en la edición

No. 209



Entre 1998 y 2000, Andrea Echeverri y Héctor Buitrago lanzaron dos de sus discos más importantes y participaron en más de treinta ceremonias de toma de yagé, la planta sagr [...]

Metal, Viscoso animal


Por Juan Miguel Álvarez


Publicado en la edición

No. 204



Los habitantes de un pueblo en el Nordeste antioqueño insisten en que la explotación del oro con mercurio no es tan mala como la pintan, mientras las multinacionales ganan hectáre [...]

La silla varada


Por Jacobo Cardona Echeverri


Publicado en la edición

No. 213



El tamaño de las cosas es uno de los cortometrajes seleccionados para participar en la Competencia Nacional de la próxima versión del festival Bogoshorts, en diciembre. Es, sin lu [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores