Google+
El Malpensante

Breviario

Una modesta proposición

Para prevenir los riesgos idiomáticos de la incorrección política.

© Camilo Mahecha

Hace poco se difundieron unas palabras que Mariano Rajoy había dicho creyendo que hablaba en privado. Habló como hablaría cualquiera en privado y no dijo nada de particular: que un desfile militar le parecía un coñazo. Dijo lo que diría cualquier persona en su sano juicio y utilizó las palabras que usaría cualquiera en una conversación privada. Sus oponentes políticos se rasgaron las vestiduras de inmediato, pero eso no tiene la menor importancia y era previsible. Lo más insólito, para mí, fue la acusación de machista. Según los ayatolás de la corrección política, no se puede decir coñazo.

Causa estupor la fe supersticiosa y medieval en el poder de los nombres, esa creencia de que basta con llamar ingeniero técnico a un perito para cambiar su naturaleza, su situación laboral y su consideración social. En fin, uno puede asombrarse, pero es lo que hay. Vivimos años de plomo y acogedora tiniebla; la Ilustración ya está mandada a recoger y, con ella, cualquier pensamiento liberador, desde el marxismo al anticolonialismo, y volvemos a acurrucarnos dóciles en el mullido regazo materno del pensamiento mágico: freudianismo de baratillo, fundamentalismo ecológico, relativismo jovial y complaciente (todas las ideas son respetables), etcétera.
Como es habitual, lo primero que hice fue localizar el coñazo de la discordia en el diccionario. Apareció. COÑAZO (vulg.; n. calif.) m. Persona o cosa molesta o pesada. DAR EL COÑAZO (vulg.). Molestar.
Impecable, pero insuficiente en nuestros días.
Todo diccionario tiene una parte descriptiva, que da cuenta del significado y uso de los términos, y otra parte pedagógica (que suele ir abreviada y entre paréntesis). Así, cualquier diccionario nos describirá qué significa una palabra, de dónde viene (etimología), si es masculina o femenina, su régimen preposicional y otros conocimientos útiles o curiosos. Cierto, pero también nos da unas pedagógicas instrucciones y advertencias: ¡cuidado, esto es vulgar!, por ejemplo, como en el célebre coñazo (vulg.). O bien: esto es un arcaísmo, esto solo se usa en América Central, esto es propio de tal o cual ar...

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

Rafael Reig

Es el autor, entre otros libros, del célebre 'Manual de literatura para caníbales', publicado en 2006.

Diciembre de 2008
Edición No.93

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

3

La escritura como seducción

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

Nuestro Archivo

1 de 4

Los calzones rosa de Gretchen


Por Julián Silva Puentes


Publicado en la edición

No. 207



Un cuentazo [...]

Clubland


Por Ignacio Peyró


Publicado en la edición

No. 206



Un prosélito español disecciona los méritos culinarios de la conservadora cocina de los clubes ingleses, casas lejos de casa, y las comodidades palaciegas que otorga su membres&ia [...]

Un poeta de vacaciones


Por Juan Manuel Roca


Publicado en la edición

No. 204



Un veterano trabajador del lenguaje saca a pasear a la musa. [...]

Escribir sobre Estados Unidos


Por Betina González


Publicado en la edición

No. 208



¿Cómo narrar la cotidianidad de ese imperio que, pese a bombardearnos con sus expresiones culturales, hoy tan familiares, nos hace sentir alienados en su suelo?   [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores