Google+
El Malpensante

Literatura

Mi cocina letrada

En noviembre de 2007 al conocido teórico y autor de libros sobre escritura lo invitaron a un simposio en Bogotá dedicado a la “escritura creativa”. Lo que sigue es su conferencia, leída en una tertulia con el director de esta revista, y editada más tarde.

Ilustración de José Rosero

 

Reconozco que he rechazado casi todas las invitaciones que he recibido para participar en charlas, debates o seminarios que olieran a literatura. Pero Julio Paredes me convenció para venir a Bogotá a hablar del ensayo creativo y de su enseñanza con el argumento de que mi Cocina de la escritura era ambas cosas: un ensayo creativo y una buena manera de enseñar a escribir. Sus elogios alimentaron mi ego, pero no impidieron que poco a poco crecieran dentro de mí un miedo y una vergüenza atroces ante la idea de tener que desnudar mi propia escritura.

Como un boxeador que busca espárring, acepté entonces otra invitación para presentarme en Barcelona ante un grupo de talleristas. Allí descubrí que muchos aprendices de novelista habían leído mi Cocina con provecho –decían–, pese a que yo la había escrito para académicos y profesionales. Sus comentarios y mis respuestas armaron un borrador sietemesino con el que llegué a la Biblioteca Luis Ángel Arango, donde me esperaba Andrés Hoyos, que oficiaba de anfitrión, y 600 personas. ¡Terror!

Había un problema: a mí me habían dicho que tenía que dar una hora de charla y a él que debía entrevistarme. Acordamos reducir mi perorata inicial y entablar a continuación un debate entre el lector y el autor, el literato y el científico, el editor pragmático y el teórico universitario. No salió mal: no sólo conseguí ocultar los dos meses de gestación que le faltaban al texto, también saltaron preguntas sorpresivas, contrastes chispeantes o reflexiones variopintas. Bromas aparte: los comentarios de Andrés y de la audiencia levantaron un bonito andamiaje para poder escribir este artículo, que les presento con humildad e ilusión, porque nunca había escrito algo así.

 

¿Qué veo y de dónde vengo?

Hace ya algunos años, al terminar un curso de verano de “Técnicas de escritura” dirigido a universitarios de todas las carreras, uno de los participantes más entusiastas –un futuro economista– me confesó:

–Sabe, profesor, me lo he pa...

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

e 1

Que lástima que ya no se pueda leer libremente este contenido

Su comentario

Daniel Cassany

Es profesor universitario y autor de dos exitosos libros sobre la escritura y su enseñanza, Describir el escribir y La cocina de la escritura.

Marzo de 2008
Edición No.84

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

3

La escritura como seducción

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

1

Nuestro Archivo

1 de 4

Lo que anda y se arrastra por el suelo y es de comer


Por Sergio Ramírez


Publicado en la edición

No. 206



Sangre fría y lágrimas de cocodrilo, el autor nicaragüense presenta estas y otras delicias reptiles de su país. [...]

Huesos y pelo


Por Pilar Quintana


Publicado en la edición

No. 194



Un cuento  [...]

¿El fin de los economistas?


Por Fareed Zakaria


Publicado en la edición

No. 208



Posan como científicos, pero se comportan como adivinos, con sus respectivas metidas de pata. El prestigio de los apóstoles de esta disciplina se desvaloriza y se acerca a la bancarrota, [...]

Este pedazo de acordeón


Por Roberto Burgos Cantor


Publicado en la edición

No. 205



Originalmente aparecido en la revista Eco, en 1974, este es el único relato sobre vallenato que se conoce del autor sabanero, fallecido el año pasado. Una pequeña historia de susp [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores