Google+
El Malpensante

Iceberg

Festival Malpensante... 2009; Suenan timbres de alarma; En defensa de un fantasma

Ideas, apuntes, tendencias, chismes, habladurías

Festival Malpensante... 2009

© Elizabeth Jiménez

Cuando uno mete la pata, a veces la vida le da ocasión de sacarla sin tenérsela que arrancar. Pero si lo que hizo fue meterse por las entretelas mentales y sentimentales del público en una ciudad más o menos indolente como Bogotá, lo suyo ya no tiene vuelta atrás. Eso es, en mi opinión, lo que viene pasando con el Festival Malpensante, después de tres versiones en las que la audiencia se ha multiplicado, primero por un factor de 3,5 y ahora por un factor de más del doble. Al parecer, la gente nos adoptó como consultores espirituales del tiempo libre y nos acompañó masivamente durante cuatro días que resultaron, por encima de todo, divertidos. El peligro ahora es que nos arrullemos entre el ánimo y el tiempo de la gente y nos volvamos bienpensantes, es decir, traidores. Ojalá esto no pase, y toco madera, porque sé que existe el equivalente a los consejos de guerra entre intelectuales. De hecho, en otros tiempos participé en varios.

Los asistentes en su gran mayoría la pasaron bien, pero de entrada les pedimos que hablaran mal, y lo hicieron con gran gusto. Mucho de lo que dijeron en esa tónica lo podrán ver los lectores en el correo extendido de esta edición. Sí, hubo alguno que odió a... (ponga aquí la primera víctima que se le ocurra), otro al que el café o los perros calientes le parecieron espantosos, otro que encontró caras las boletas, otro más que abominó de la música que sonaba en la Tarima Musical. Unos cuantos, incluso, se inscribieron en “varios de los anteriores”, y no seré yo el que les niegue este sagrado derecho. Muchos, según una costumbre malpensante, se encargaron de recordarme en tonos de distinto grosor que soy un inepto a la hora de entrevistar en vivo y de hablar en público. Me defiendo diciendo que nunca pretendí ser Bernard Pivot y que si me dedico a escribir es para no tener que hablar tanto. Por el camino la gente también nos ha hecho sugerencias muy atinadas, que acogeremos con gusto. La idea es que el festival crezca y mejore sin deformarse.

De todos modos, ya en la primera semana de julio comenzó la angustia por los...

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

El Malpensante

Julio de 2008
Edición No.88

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

3

La escritura como seducción

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

1

Nuestro Archivo

1 de 4

La hija del Caribe


Por María Paz Ruiz Gil


Publicado en la edición

No. 203



Dossier de Ficción [...]

Clubland


Por Ignacio Peyró


Publicado en la edición

No. 206



Un prosélito español disecciona los méritos culinarios de la conservadora cocina de los clubes ingleses, casas lejos de casa, y las comodidades palaciegas que otorga su membres&ia [...]

El gran gordo de Pésaro


Por Laura Galindo M.


Publicado en la edición

No. 206



El afamado compositor Gioachino Rossini abandonó la ópera para consagrarse a su mayor pasión: la gula. Su dedicación produjo varios nuevos platos y más de un dolor d [...]

El festival internacional de cine sin Cartagena


Por Teresita Goyeneche


Publicado en la edición

No. 203



¿Por qué uno de los eventos cinematográficos más longevos e importantes de Latinoamérica no promueve el trabajo de realizadores de Cartagena, la ciudad que le sirve [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores