Google+
El Malpensante

Iceberg

El Festival Malpensante; Museo de artefactos culturales 2030

El director del Festival anuncia algunas de las novedades e invitados más atractivos de la cuarta versión; además, una invitación malpensante para particpar en una excepcional colección de nuevas antigüedades.

Alessandro Baricco, invitado al Festival Malpensante 2009 © Corbis


El Festival Malpensante

Quedó entre dicho y sugerido que la tripulación de esta revista se dividió a fines del año pasado entre los que se ocupan de la edición de papel y los que se ocupan de organizar el Festival Malpensante. Pues bien, van las noticias que traen los segundos.

En 2009 el festival se realizará del 25 al 29 de junio en el colegio Anglo-Colombiano de Bogotá. Este prestigioso plantel, ubicado al norte de la ciudad, tiene un campus de doce hectáreas e incluye una gran área verde; cuenta, entre muchas facilidades, con el teatro William Shakespeare. No pudimos volver a desembarcar en el Gimnasio Moderno, debido a que nuestros anfitriones originales se vieron obligados a modificar su calendario de vacaciones, y las fechas que realmente nos servían dejaron de coincidir con aquellas en las que ellos tenían libre el colegio. Es una lástima, y valga la ocasión para agradecerles una vez más por la hospitalidad de tres años.

Como imaginarán los lectores, estamos metidos de lleno en la dual y difícil tarea de conseguir a los mejores invitados para el Festival, así como de lograr las alianzas que nos permitan pagar su considerable costo. Aceptamos sugerencias y apoyo en ambas categorías, y sea esta la ocasión para decir que el éxito del evento redundará en claro beneficio tanto de nuestros aliados, de sus marcas y de sus negocios, como del público. Nos costó trabajo, pero ya aprendimos a hacer un festival entretenido, que mezcle la mala leche que desde siempre se cuaja en esta revista y la iluminación espiritual, todo sin que la contradicción haga saltar los fusibles de la cordura. Aspiramos a ser una droga que crea adicción, pero que no lleva a la gente a centros de desintoxicación. Una vez más será posible pasarla bien y hablar mal.

Por ahora, tan solo queremos anticipar la presencia de tres invitados estelares que ya han confirmado su venida: el escritor italiano Alessandro Baricco, autor de Seda, entre muchos libros prestigiosos; Alex Ross, el celebrado crítico musical del New Yorker y autor de The Rest is Noise, una apasionante historia de la música del siglo XX, y el escritor francés Michel Onfray, uno de los más cotizad...

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

El Malpensante

Marzo de 2009
Edición No.95

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

3

La escritura como seducción

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

1

Nuestro Archivo

1 de 4

Anatomía del color local


Por Mariana Gaviria


Publicado en la edición

No. 217



Los diseñadores locales Francisco Jaramillo, Susana Mejía y Carolina Agudelo demuestran que las posibilidades cromáticas aún no están agotadas, y que también [...]

El traductor cleptómano


Por Dezsö Kosztolányi


Publicado en la edición

No. 216



Un cuento de Dezsö Kosztolányi. [...]

Amasando pueblo


Por Alberto Montt


Publicado en la edición

No. 211



. [...]

Recetas de salvación


Por Wendy Guerra


Publicado en la edición

No. 206



La chef más querida de la televisión cubana enseñaba a convertir el agua en aceite y las frutas en bistecs, apoyándose en el ingrediente secreto del buen cocinero: la imagi [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores