En la perdición muchos descubrieron su verdadera razón para existir... De no ser así, nadie hablaría en vida, de las bondades del infierno? ”

Publicado por María del Socorro Gómez E.