Definir la creación literaria como válvula de escape implicaría al dolor como el más potente motor de la poesía.”

Publicado por Leo Castillo