Cuando el fanatismo a gangrenado el cerebro, la enfermedad es incurable.”

Publicado por Voltaire