Jamás viajo sin mi diario, siempre hay que tener algo sensacional para leer en el tren. -Nada es tan peligroso como ser demasiado moderno. Queda uno expuesto a pasar de moda de repente. -El cigarrillo es el modelo perfecto del placer perfecto. Es exquisito y lo deja a uno insatisfecho. ¿Qué más se puede desear? -Sólo los grandes maestros del estilo consiguen ser incomprensibles. -Los buenos acaban bien y los malos acaban mal. Eso es lo que se llama ficción. ”

Publicado por Luisa Fernanda Viloria