El roble de Goethe

Buchenwald no siempre fue un campo de concentración, su nombre en alemán remite a su pasado silvestre. En medio de ese paisaje, un árbol es testigo de las historias paralelas de la cultura y la barbarie humanas.

POR Prisionero N° 4935

Este contenido es solo para suscriptores

Si ya eres un suscriptor inicia sesión acá

Si aún no eres un suscriptor, te invitamos a ser parte del Malpensante

Suscribirme

ACERCA DEL AUTOR


Prisionero anónimo del campo de concentración Buchenwald. Probablemente su identidad es la de Ludwik Fleck, médico y bacteriólogo de origen judío.

CONTENIDO DEL AUTOR QUE TE PUEDE INTERESAR