Esa señorita texana...

El internet nos permite precenciar en vivo la enfermedad, sufrimiento y muerte de otros, pero ¿ese dolor logra aún conmovernos?

 

POR Javier A. Moreno

Este contenido es solo para suscriptores

Si ya eres un suscriptor inicia sesión acá

Si aún no eres un suscriptor, te invitamos a ser parte del Malpensante

Suscribirme

ACERCA DEL AUTOR


Es matemático y escritor ocasional, o viceversa.

CONTENIDO DEL AUTOR QUE TE PUEDE INTERESAR