Esa señorita texana...

El internet nos permite precenciar en vivo la enfermedad, sufrimiento y muerte de otros, pero ¿ese dolor logra aún conmovernos?

 

POR Javier A. Moreno

ACERCA DEL AUTOR


Es matemático y escritor ocasional, o viceversa.

Este contenido es solo para suscriptores

Si ya eres un suscriptor inicia sesión acá

Si aún no eres un suscriptor, te invitamos a ser parte del Malpensante

Suscribirme

CONTENIDO DEL AUTOR QUE TE PUEDE INTERESAR