Cuando la obra de arte no lleva firma

Si en últimas la firma no le aporta mayor cosa a una obra, quizá vengan bien unas cuantas palabras en defensa del anonimato.

POR Claudio Magris

Este contenido es solo para suscriptores

Si ya eres un suscriptor inicia sesión acá

Si aún no eres un suscriptor, te invitamos a ser parte del Malpensante

Suscribirme

ACERCA DEL AUTOR


Claudio Magris

Es profesor de la Universidad de Trieste.