Doce sonetos licenciosos

Atribuidos a Francisco de Quevedo

Nuestra tradición editorial parece dominada por monjes cartujos, pues en ella casi no existe la poesía erótica. Los poemas que siguen provienen de los escondrijos de la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes (www.cervantesvirtual.com). La mayoría fue copiada de manuscritos o de libros rarísimos y no está incluida en las extensas colecciones oficiales del poeta. 

POR

Este contenido es solo para suscriptores

Si ya eres un suscriptor inicia sesión acá

Si aún no eres un suscriptor, te invitamos a ser parte del Malpensante

Suscribirme

ACERCA DEL AUTOR


CONTENIDO DEL AUTOR QUE TE PUEDE INTERESAR