La perdurable herencia de Víctor Frankenstein

El deseo de conocimiento o el ocio han llevado a los científicos a emprender experimentos tan absurdos como las hipótesis que los inspiran. Por lo que sigue a continuación, es cada vez más difícil afirmar que los errores enseñan.

 

POR Ángel Unfried

Este contenido es solo para suscriptores

Si ya eres un suscriptor inicia sesión acá

Si aún no eres un suscriptor, te invitamos a ser parte del Malpensante

Suscribirme

ACERCA DEL AUTOR


Ángel Unfried

Fue director de la revista El Malpensante. Ha colaborado en Diners, Shock, Bacánika, La República y El Heraldo. Editor y relator de varios talleres de la FNPI.