Una casa incómoda y arrogante

Después de pasar un par de días en la casa de Oskar Schlemmer, el autor no puede evitar hacerse una pregunta tan incómoda como su estadía allí: ¿en qué estaban pensando los maestros de la Bauhaus cuando construyeron sus viviendas?

POR Harald Martenstein

Este contenido es solo para suscriptores

Si ya eres un suscriptor inicia sesión acá

Si aún no eres un suscriptor, te invitamos a ser parte del Malpensante

Suscribirme

ACERCA DEL AUTOR


Harald Martenstein

Es columnista de Die Zeit.

CONTENIDO DEL AUTOR QUE TE PUEDE INTERESAR