Entre sábanas

Por qué resistirse al encanto de los clubes de lectura

"Entonces, si leer –en este sentido de invasión placentera– es una experiencia sexual, el club de lectura sería el equivalente a un vestuario de colegio. Es el lugar en el que nos reunimos para intercambiar y comparar notas después del acto".

POR Adam Sternbergh

Este contenido es solo para suscriptores

Si ya eres un suscriptor inicia sesión acá

Si aún no eres un suscriptor, te invitamos a ser parte del Malpensante

Suscribirme

ACERCA DEL AUTOR


Adam Sternbergh

Escribe regularmente para New York Magazine. Es autor del libro Shovel Ready.

CONTENIDO DEL AUTOR QUE TE PUEDE INTERESAR