Programas de mano

¿Para qué sirven?

Las luces encendidas, la música de fondo y el interés del público centrado en los ojos y no en los oídos. ¿Tendrá sentido disfrutar así de un concierto? Un experto desmenuza las virtudes y desastres de un raro género entre lo musical y lo escrito.

POR James M. Keller

ACERCA DEL AUTOR


James M. Keller

Escribe los programas de mano para la Filarmónica de Nueva York y fue crítico musical del The Nwe Yorker hasta el 2000.

Este contenido es solo para suscriptores

Si ya eres un suscriptor inicia sesión acá

Si aún no eres un suscriptor, te invitamos a ser parte del Malpensante

Suscribirme

CONTENIDO DEL AUTOR QUE TE PUEDE INTERESAR