El arte perdido de mandar postales

En las vacaciones los buzones solían llenarse de postales enviadas por amigos o familiares desde los más variados rincones del mundo. En tiempos de correo electrónico y mensajes instantáneos, ¿qué ha quedado de esa vieja tradición?

POR Charles Simic

Este contenido es solo para suscriptores

Si ya eres un suscriptor inicia sesión acá

Si aún no eres un suscriptor, te invitamos a ser parte del Malpensante

Suscribirme

ACERCA DEL AUTOR


Charles Simic

Entre muchos otros premios, en 1990 se le concedió el Pulitzer al mejor libro de poesía por 'The World Doesn't End'.