Con f de falso

Aunque vender falsificaciones como si fueran originales es un delito, las hay tan sorprendentes que pueden volverse clásicas. Según el autor, la tenue línea que divide ambos campos puede resultar fascinante.

POR Guillermo Angulo

ACERCA DEL AUTOR


Guillermo Angulo

Fue director del periódico Ciudad Viva y actualmente regenta la Orquidiócesis de Tegualda.

Este contenido es solo para suscriptores

Si ya eres un suscriptor inicia sesión acá

Si aún no eres un suscriptor, te invitamos a ser parte del Malpensante

Suscribirme