Violarla para salvarla

El hecho de que los pocos mecanismos posibles para rescatar la Constitución sean inconstitucionales revela una parte del absurdo legislativo colombiano.

POR Hernando Gómez Buendía

ACERCA DEL AUTOR


Hernando Gómez Buendía

Columnista de El Malpensante. Es también director de la revista digital www.razonpublica.com.

Este contenido es solo para suscriptores

Si ya eres un suscriptor inicia sesión acá

Si aún no eres un suscriptor, te invitamos a ser parte del Malpensante

Suscribirme