Menos agua más sal

Ya es un hecho y es irreversible: perdimos mar territorial ante Nicaragua. Pasado el trago amargo, los intríngulis diplomáticos que rodean este fallo pueden ayudarnos a comprender en qué país y en qué mundo vivimos.  

POR Hernando Gómez Buendía

Este contenido es solo para suscriptores

Si ya eres un suscriptor inicia sesión acá

Si aún no eres un suscriptor, te invitamos a ser parte del Malpensante

Suscribirme

ACERCA DEL AUTOR


Hernando Gómez Buendía

Columnista de El Malpensante. Es también director de la revista digital www.razonpublica.com.