Los tatuajes de Khadiya

Una tarde del otoño de 1998, en el mercado viejo del puerto de Essaouira, antes Mogador, en la costa atlántica de Marruecos, encontré a una mujer que vendía flores de la manera más extraña posible. Mostraba sólo unos cuantos pétalos de diferentes colores en sus manos impecablemente tatuadas. Por la frescura y el olor de los pétalos sus clientes juzgaban la mercancía y regateaban su compra. 

POR Alberto Ruy-Sánchez

Este contenido es solo para suscriptores

Si ya eres un suscriptor inicia sesión acá

Si aún no eres un suscriptor, te invitamos a ser parte del Malpensante

Suscribirme

ACERCA DEL AUTOR


Alberto Ruy-Sánchez

Su última novela es Quinteto de Mogador

CONTENIDO DEL AUTOR QUE TE PUEDE INTERESAR