Ah, el delicioso sabor a pollo

Buenas parte de los sabores que probamos a diario son sintetizados en laboratorios y presentados genéricamente, en las etiquetas de los productos, como "sabores artificiales". ¿Qué contienen estos saborizantes? ¿Cómo y quiénes los producen?

POR Melanie Warner

Este contenido es solo para suscriptores

Si ya eres un suscriptor inicia sesión acá

Si aún no eres un suscriptor, te invitamos a ser parte del Malpensante

Suscribirme

ACERCA DEL AUTOR


Melanie Warner

Colaboradora freelance con artículos sobre economía, negocios e industria alimentaria para The New York Times y Fast Company.

CONTENIDO DEL AUTOR QUE TE PUEDE INTERESAR