Severo Sarduy: una impostura pintarrajeada

Desde que abandonó Cuba, en 1959, Severo Sarduy escribió cerca de mil cartas a su familia. En algunas de ellas da testimonio del poder de la música y la importancia que esta tuvo en su obra.

POR Orlando González Esteva

Este contenido es solo para suscriptores

Si ya eres un suscriptor inicia sesión acá

Si aún no eres un suscriptor, te invitamos a ser parte del Malpensante

Suscribirme

ACERCA DEL AUTOR


Orlando González Esteva

Es autor de 'Elogio del garabato', entre otros numerosos ensayos. También es el productor del programa radial 'Cuba es su música'.

CONTENIDO DEL AUTOR QUE TE PUEDE INTERESAR