El Estado colombiano: de católico a cristiano

La Constitución de 1991 fue el resultado, entre otras razones, de un gran esfuerzo por establecer un Estado laico. A pesar de las reformas, el reciente escándalo de los Piraquive ha arrojado luz sobre el hecho de que la política colombiana cada vez es menos católica, pero más cristiana y corrupta.

POR Hernando Gómez Buendía

Este contenido es solo para suscriptores

Si ya eres un suscriptor inicia sesión acá

Si aún no eres un suscriptor, te invitamos a ser parte del Malpensante

Suscribirme

ACERCA DEL AUTOR


Hernando Gómez Buendía

Columnista de El Malpensante. Es también director de la revista digital www.razonpublica.com.