García, el que vendo

Gabo solía dedicar sus libros con apuntes irónicos, apodos improvisados y chistes en clave, típicos de su desenfadado humor. Tras años de bibliófila relación con el Nobel, un librero amigo presenta esta pequeña muestra de ejemplares firmados.  

POR Álvaro Castillo Granada

Este contenido es solo para suscriptores

Si ya eres un suscriptor inicia sesión acá

Si aún no eres un suscriptor, te invitamos a ser parte del Malpensante

Suscribirme

ACERCA DEL AUTOR


Álvaro Castillo Granada

Dueño de la Librería San Librario.

CONTENIDO DEL AUTOR QUE TE PUEDE INTERESAR