La policía de la decencia

Pocos escenarios han sufrido tan intensamente la mojigatería de las comunidades virtuales de internet como el mundo del arte. ¿Qué pasa cuando la estética está subordinada a la corrección política y cuando la crítica debe estar más atenta a las acusaciones de racismo y sexismo que a las obras de arte?

POR Jerry Saltz

Este contenido es solo para suscriptores

Si ya eres un suscriptor inicia sesión acá

Si aún no eres un suscriptor, te invitamos a ser parte del Malpensante

Suscribirme

ACERCA DEL AUTOR


Jerry Saltz

Crítico y columnista de New York Magazine

CONTENIDO DEL AUTOR QUE TE PUEDE INTERESAR