Fundido a negro

La imprudencia de un taxista arranca la vida de un desprevenido pasajero en un abrir y cerrar de ojos. A través de este texto, la autora despide a su suegro, víctima de una trágica escena, nada extraña para un lector colombiano.

POR Juliana Camacho

Este contenido es solo para suscriptores

Si ya eres un suscriptor inicia sesión acá

Si aún no eres un suscriptor, te invitamos a ser parte del Malpensante

Suscribirme

ACERCA DEL AUTOR


Ha trabajado en el Cerlalc y actualmente adelanta proyectos de lectura con la primera infancia en Estados Unidos.

CONTENIDO DEL AUTOR QUE TE PUEDE INTERESAR