Misión Lobregón

Sobre la falsificación existen rumores, consejas, señalamientos, pero al final del día es poco lo que puede sacarse en limpio. ¿Quién o quiénes falsifican? ¿Es eficiente la justicia en estos casos? ¿Los culpables pagan multas o van a dar a la cárcel? Estas y otras preguntas se resuelven con gran detalle en la siguiente crónica sobre un pintoresco falsificador de cuadros de Alejandro Obregón.

POR Daniel Parra Mejía

Misión Lobregón

Alejandro Obregón retratado en su taller de Barranquilla

ACERCA DEL AUTOR


Este contenido es solo para suscriptores

Si ya eres un suscriptor inicia sesión acá

Si aún no eres un suscriptor, te invitamos a ser parte del Malpensante

Suscribirme

CONTENIDO DEL AUTOR QUE TE PUEDE INTERESAR