El "no" musulmán

La coyuntura global ha provocado que, con frecuencia, se afirme que el islam es esencialmente destructivo y violento. Indagando en el lenguaje usado para profesar la fe, un filósofo cree encontrar la clave para una respuesta.

 

POR Michael Marder

Este contenido es solo para suscriptores

Si ya eres un suscriptor inicia sesión acá

Si aún no eres un suscriptor, te invitamos a ser parte del Malpensante

Suscribirme

ACERCA DEL AUTOR


Michael Marder

Filósofo y profesor de la Universidad de país Vasco. Escribe sobre fenomenología, filosofía política y temas ambientales. Este mes, Columbia University Press publicará su libro Energy Dreams: of Actuality