¡Basta de leer!

Los programas de fomento a la lectura han demostrado ser ineficaces y, en algunos casos, contraproducentes. Las razones podrían estar en lugares distintos a la evidente saturación de distracciones que marca nuestra época. ¿Qué se puede hacer para cambiar tal panorama?

POR Martín Kohan

Este contenido es solo para suscriptores

Si ya eres un suscriptor inicia sesión acá

Si aún no eres un suscriptor, te invitamos a ser parte del Malpensante

Suscribirme

ACERCA DEL AUTOR


Es profesor de teoría literaria en la Universidad de Buenos Aires y en la Universidad de la Patagonia. En 2007, ganó el Premio Herralde con la novela "Ciencias morales".

CONTENIDO DEL AUTOR QUE TE PUEDE INTERESAR