Un poeta en catalán (y en castellano)

Como herramienta, el idioma impone ciertos límites a quienes trabajan con él. Pero hay quienes, como Joan Margarit, tienen la buena fortuna de contar con más de uno desde el comienzo. A la certera elaboración de sus versos, el catalán añade la amplitud de ese versátil bilingüismo.

POR Héctor Abad Faciolince

Este contenido es solo para suscriptores

Si ya eres un suscriptor inicia sesión acá

Si aún no eres un suscriptor, te invitamos a ser parte del Malpensante

Suscribirme

ACERCA DEL AUTOR


Héctor Abad Faciolince

Entre sus últimos libros se encuentran 'El olvido que seremos' y 'El amanecer de un marido'.