En mi nuevo San Juan

La sabrosa mezcolanza que caracteriza el habla boricua es un reflejo fiel de las tensiones políticas y culturales entre Puerto Rico y Estados Unidos. Colonialismo, emigración y asimilación resuenan en cada sílaba híbrida. ¿Cómo percibe un recién llegado a la isla ese dilema entre ingleñol y spanglish?

 

Una tarde me fui

hacia extraña nación

pues lo quiso el destino...

                Noel estrada

POR J Galán

Este contenido es solo para suscriptores

Si ya eres un suscriptor inicia sesión acá

Si aún no eres un suscriptor, te invitamos a ser parte del Malpensante

Suscribirme

ACERCA DEL AUTOR


CONTENIDO DEL AUTOR QUE TE PUEDE INTERESAR